Reivindicar el diálogo, rechazar toda forma de presión


El martes 15 de mayo concurrieron a la sede central de UnTER,  integrantes de conducción de UnTER Cipolletti  junto a directoras y docentes de la Comisión  para la restitución de las supervisoras de nivel inicial, formada por la seccional la semana pasada.   Reunión acordada con el Consejo Directivo Central y el asesor legal, ya que así lo habían solicitado y coordinado con lxs compañerxs en Cinco Saltos, durante el encuentro de delegadxs del lunes 14.
 
Durante la reunión ambas partes expusieron las acciones realizadas en función de lograr la restitución de las compañeras supervisoras y de conseguir la nulidad de todo lo actuado por el ministerio de educación además de exponer sobre el llamado a declarar recibido por la compañera Stella Errotabere, previsto para el jueves 17. 
 
La seccional  informó que realizará una presentación requiriendo la suspensión de la declaratoria y urgió al CDC para que realizara una intervención política en paralelo y que de no lograrse el objetivo, el jueves 17, se convoque a realizar un acompañamiento a Stella y se  realicen acciones en el marco del paro del 23 de mayo con una campaña mediática.
El asesor legal explicó las diferencias entre los recursos judiciales  y administrativos, sus alcances y las posibles respuestas que puedan generar unos u otros, si no son analizados y planteados en los contextos que corresponden.
 
En líneas generales, lo expuesto, es una síntesis de una extensa reunión que se desarrolló, lamentablemente, en un marco que no se condice con lo que este consejo directivo central entiende debe ser el intercambio de ideas, propuestas, formas de abordar una situación muy compleja,  aun cuando no existan posiciones ideológicas afines.  
 
Vale aclarar que en el mismo momento en que se coordinó la reunión, se le informó a la seccional, que resultaba imposible articular, como pretendían,  la presencia de la mayoría del CDC, ya que habían dispuesto en la nota, que la querían  el miércoles 16/5 a las 18 hs, sin tener en cuenta la actividad en diferentes lugares de la provincia que ya tenía comprometida parte de la conducción.  Por ello se acordó con la Secretaria Adjunta, Alejandra Mora y el Secretario Gremial,  Gonzalo Olguín de Cipolletti; hacer un esfuerzo ambas partes y encontrarse el martes a las 17 hs. acuerdo que tardaron menos de una hora en incumplir, pues por las redes convocaron, para salir de la localidad a las 17.45 hs., por consiguiente llegaron dos horas después. 
 
Por esta demora, solamente pudieron esperarlos seis integrantes del CDC, de lxs cuales cinco compañeras fueron increpadas por un grupo de delegados de la seccional Roca- Fiske Menuco, quienes se presentaron exigiendo ser parte de la reunión y reaccionaron de manera sumamente descortés y agresiva cuando la Secretaria General les informó que el encuentro estaba pautado con la seccional Cipolletti y que entendía no correspondía la presencia de otra seccional, porque cada una resuelve de manera autónoma, independientemente que el tema a tratar fuera conocido por todos.
 
Entendemos que hubo compañeras que fueron, con la genuina intención de acompañar a Stella y Paula.  Pero, por el tenor de los dichos vertidos por el Secretario General de Cipolletti, Pablo Krahuleck y el accionar de compañeras integrantes de su conducción, lo que sucedió en el ámbito de la reunión, puede entenderse lisa y llanamente como un acto de presión, para obligar a seis personas que integran el Consejo Directivo Central a tomar decisiones que corresponden definir, en conjunto, en otros ámbitos.  
 
Se dejó en claro, que la metodología de resolución pretendida por Krahuleck,  nunca será tomada por esta conducción, porque no tiene nada que ver con nuestro accionar. siempre se ha dejado en claro que acatamos las definiciones de plenarios y congresos, y en este contexto nunca dejamos de exigir la restitución de las compañeras  y la nulidad de todo lo actuado, además de aclararle, a los presentes, que nunca existieron conversaciones con el gobierno ofreciendo otra alternativa, sencillamente porque nunca se mandató nada diferente.
 
También se les recordó que la exigencia de restitución y nulidad de lo actuado fue eje de las medidas definidas por congreso durante los años 2016 y 2017,  en el marco de los planes de lucha.
A pesar de todas las explicaciones y propuestas que se pusieron en debate, era evidente que el objetivo de la conducción de la seccional distaba mucho de ejercer una representación en favor de las compañeras, sino que pretendían y pretenden imponer su parecer y sus decisiones, sin importarles las consecuencias, ni siquiera, para las compañeras supervisoras. No les interesa el diálogo fraterno, el intercambio de opiniones, ni el bien común, sino imponer, desde lo simbólico, una metodología de acción al CDC, para conseguir lo que no lograron en su propio terreno.  
 
Tal vez pretendieron con el megáfono y el redoblante hacer tronar el escarmiento en la sede del sindicato, acá también les falló la estrategia.  Será por eso que no los utilizaron para interceptar a la Ministra Mónica Silva, al vocal gubernamental Pablo Núñez,  al coordinador de coordinadores Luis Ríos, ni a la Directora de educación inicial Ruth Dejtiar, y menos al gobernador, ni una sola vez, cuando visitaron las escuelas de Cipolletti, durante las últimas semanas, es más fácil hacerlo frente a un CPE cerrado o frente a las puertas del sindicato.
 
No se ven las banderas, no se escuchan los redoblantes ni los gritos destemplados cuando se encuentran, en su propio terreno, con los verdaderos responsables de la destitución de las compañeras, pero sí pueden trasladarse a Roca-Fiske Menuco, pedir apoyo local, juntar tribuna, para asistir a una reunión con seis compañerxs, e  increpar en patota a la Secretaria General del sindicato del que dicen sentirse parte, pero no dudan en fragmentar.
 
También nos merece una reflexión, la forma de trato que hubo por parte de estos compañeros y en particular de Krahuleck, hacia las compañeras mujeres del CDC, mientras fue casi amable y respetuoso con el asesor gremial varón.  No es la primera vez que se percibe este sesgo machista y autoritario, será tiempo de comenzar a repensarlos.
 
Este Consejo directivo central tiene muy en claro que asumió el compromiso, con trabajadorxs de toda la provincia, de conducir sosteniendo las definiciones tomadas en los ámbitos democráticos de UnTER.  No renunciaremos a esto y rechazamos las expresiones de una seccional que subestima los mandatos de lxs congresales de las otras 17 seccionales, cuando afirman que los mismos son digitados en las asambleas por la agrupación que hoy conduce el sindicato.  Esto implica desconocer la capacidad de análisis y debate de miles de docentes que transitan por las escuelas del resto de la provincia lidiando con situaciones iguales o peores a las relatadas por la supervisora y directoras en la reunión.
 
El avance de la exclusión no solo golpea las puertas de los sectores populares de Cipolletti, lo hace en todos lados y compañerxs que se desempeñan en cargos como maestrxs, directivos y supervisivos, al igual que ellas, ponen el cuerpo y tienen la capacidad de decidir cuáles son las formas de emprender la lucha contra los responsables de la desigualdad y garantizar las condiciones equitativas en derechos para cada comunidad educativa.
 
Más allá del uso mediático que, seguramente, hará de esta reunión la seccional Cipolletti, reiteramos nuestra postura: compartiremos las presentaciones realizadas con la totalidad del Consejo Directivo Central, será parte del temario del Plenario de Secretarixs Generales; como siempre,  se pondrá en la mesa para el análisis y debate conjunto y acataremos las definiciones consensuadas.  Continuaremos exigiendo la restitución de las compañeras supervisoras y la nulidad de los sumarios, hasta tanto persista el mandato de nuestros órganos de definición.
 
No nos consideramos iluminados, ni verticalistas, no queremos serlo. No negociamos con el gobierno, pero tampoco con quienes dicen ser compañerxs y pretenden que actuemos imponiendo nuestros cargos por encima de la voluntad de afiliadxs de la provincia a quienes debemos representar sin distinción alguna.
 
Gral Roca-Fiske Menuco, 15 de mayo de 2018.
 
 
María Inés Hernández, Secretaria de Prensa
Benjamín Catalán, Secretario Gremial y de Organización.
Marcelo Nervo, Secretario Adjunto.
Patricia Cetera, Secretaria General,