En escuelas de Río Negro, las falencias siempre dicen presente


A punto de culminar el primer trimestre de clases, numerosas escuelas acumulan días perdidos de clase por exclusiva responsabilidad del gobierno: falta de mantenimiento eficaz y oportuno frente a problemas recurrentes de electricidad, gas, cloacas e infraestructura. Sumado a la falta de planificación y una inversión presupuestaria acorde. 
 
La problemática edilicia fue reconocida por el Ministerio, a través de Adrian Carrizo y Gabriel Belloso, en la recorrida a escuelas realizada en Allen, a instancias del Departamento de Salud en la Escuela de UnTER, en el marco de las acciones impulsadas por las comunidades educativas, hartas de esperar durante años, respuestas efectivas.
 
El gobierno ha invertido mucho en la publicación mediática, para anunciar inversiones en obras millonarias. Sin embargo, ninguna surgió por su propia voluntad, sino que es el resultado de una lucha sostenida por UnTER y las comunidades educativas. Ejemplo de ello es El Bolsón, donde las reparaciones en Escuelas Primaria 103, Especial 21, Primaria 29 de Ñorquinco y la ESRN 10 se lograron a partir de sucesivos amparos y presentaciones judiciales realizadas desde el 2014.
 
Lo mismo sucedió en las escuelas de Allen; Especial 2 Primarias 153 y 23, estas últimas ya perdieron 10 días de clases, CET 14 continua esperando la finalización de su edificio. En tanto que continúan sin edificio propio las Supervisiones y el ETAP de esta localidad. 
 
Un tema complejo es el retraso en finalización de obras, ya sea por falta de pago del gobierno, como por incumplimiento de las empresas. Aunque esto último se produce por impericia de los organismos de control. Esto permite que una obra se licite una y otra vez como la Escuela 204 de Catriel o el CET 22 de Cipolletti, en consecuencias el trabajo se paraliza y cientos de estudiantes y trabajadorxs dictan clases hacinadxs en espacios re funcionalizados pero sin condiciones adecuadas. En estas condiciones se encuentran también en Cipolletti los CET 22 y 30. El Jardin 102, de Cervantes. En Roca - Fiske Menuco el Jardín 112, ESRN 43 y el CET 3, entre otros establecimientos. 
 
El mantenimiento inadecuado, a destiempo o nulo pone en riesgo la vida, como sucedió en Guardia Mitre, donde estudiantes se intoxicaron con Monóxido en ESRN 2 y en la Escuela 5. Las irregularidades se extienden en Villa Regina, donde desde abril solo se atiende emergentes o en Roca - Fiske Menuco, donde dos empresas deben asistir a más de un centenar de escuelas. En este contexto quince establecimientos perdieron días de clases, siendo las más complicadas la Escuela 317, paralizada por 12 días, y otros 17 la mitad de la institución. La Escuela N° 275: 10 días por recambio de tanques y conexiones correspondientes. Mientras que, por problemas de gas, luz, agua, cloacas  y/o falta de insumos para comedores se suspendieron días en los Jardines 112 y 67; Primarias de Jornada Extendida y Jardín Anexo 35, 107 y 155; Primarias de Jornada Completa 289, de Jornada Extendida 86, Primarias 66, 323 y las ESRN 16, 106, 116 y 150. 
 
En Cinco Saltos, continua sin actividad por problemas en el techo la Escuela 252, una obra prometida por inclemencias climáticas que nunca se ejecutó y en la ESRN 72 por refracciones. En Catriel, la Escuela 241 suspendió actividades porque la obra de gas está inconclusa desde agosto del 2017. 
 
En Línea Sur, Atlántica y Zona Andina, además tiene problemas por presencia de roedores, situación que se reitera epocalmente, que por falta de previsión, termina resolviéndose cuando aparecen las ratas, con las consecuencias de siempre, sin clases o con restricciones y riesgo para estudiantes y trabajadorxs, como sucedió en la Escuela 146 y el Jardín 38 de San Antonio Oeste; en la Primaria 17 y la Residencia Mixta de Nivel Medio de Jacobacci y el CET 23 de Bariloche. En esta localidad la Escuela Primaria 315 perdió diez días por falta de mantenimiento.
 
Además, se debe tener en cuenta que las escuelas del período febrero - diciembre: 104 de Clemente Onelli y las escuelas Hogar 216 de Colan Conhue, 162 de Atraico y 120 de Pilquiniyeu del Limay, iniciaron el ciclo lectivo con una demora de entre siete a quince días de la fecha calendario.
 
Cada una de las situaciones detallas, han sido presentadas ante el Ministerio, y existen muchas más, que obstaculizan el cotidiano escolar en toda la provincia. Desde el Departamento de Salud en la Escuela de UnTER continuaremos exigiendo condiciones edilicias adecuadas para enseñar y aprender, acompañaremos a las comunidades en sus justos reclamos y recurriremos ante quien sea preciso, para lograr que el Estado cumpla con su deber de garantiza condiciones dignas de habitabilidad e higiene en los establecimientos educativos, porque es el derecho de estudiantes y trabajadorxs que no estamos dispuestxs a resignar.
 
Gral. Roca - Fiske Menuco, 27 de mayo de 2018.
 
Claudia Asencio, Secretaria de Salud en la Escuela
María Inés Hernández, Secretaria de Prensa, Comunicación y Cultura
Benjamín Catalán, Secretario Gremial y de Organización
Marcelo Nervi, Secretario Adjunto
Patricia Cetera, Secretaria General
Artículos relacionados: 

Escuelas en conflicto, comunidades movilizadas

Años de reclamos, promesas incumplidas, falta de resolución a la problemática edilicia por parte del gobierno, son las causas principales por las que diferentes comunidades educativas se encuentren en conflicto. Reclamos presentados por el Departamento de Salud en la Escuela de UnTER, en paritarias y reuniones de comisión, sin lograr respuestas adecuadas.
El estudiantado ha sido protagonista de sendos reclamos en la ESRN 82 de Sur Medio, CET 14 de Allen, ESRN 72 de Cinco Saltos; que ponen en discusión las falencias del Ministerio en materia edilicia. Movilizaciones y sentadas pacificas, permanencias en los establecimiento permitieron visibilizar los reclamos, acompañadxs por madres y padres, descreídos ante tantas promesas incumplidas.