Escuela Rodolfo Walsh


Nuestras clases dominantes han procurado siempre que los trabajadores no tengan historia, no tengan doctrina, no tengan héroes ni mártires. Cada lucha debe empezar de nuevo, separada de las luchas anteriores, la experiencia colectiva se pierde, las lecciones se olvidan.
La historia parece así como propiedad privada cuyos dueños son los dueños de todas las cosas. Esta vez es posible que se quiebre el círculo..
.


El cordobazo- “Periódico de la CGT de los Argentinos”. Mayo de 1968.
Rodolfo Walsh

 

La Escuela de Formación Permanente “Rodolfo Walsh” nace bajo una concepción sindical socio-política que implica ser parte activa de las luchas reivindicativas e ideológicas del conjunto de las clases populares. El objetivo es articular la lucha política, con la construcción por otro tipo de conocimientos. En este sentido cobra una importancia vital nuestro anhelo de bregar, junto con el resto de la comunidad educativa, las organizaciones populares y los movimientos sociales, por una escuela verdaderamente pública y con Educación Popular.

No se trata solo de resistir las políticas educativas neoliberales, sino también, de asumir a la educación como un ámbito estratégico de disputa contrahegemónica y de construcción progresiva de alternativas de poder. Orientar al sistema público hacia los conocimientos socialmente necesarios para la construcción de una sociedad justa.

Para avanzar en la articulación de lo colectivo y en la concreción de prácticas críticas y alternativas se hace necesario que la Organización Sindical siga acompañando estos procesos avanzando en lo organizativo y propiciando el debate y la formación permanente porque nos formamos en y con la vida en el conjunto de nuestras prácticas sociales, desde el lugar social de trabajadores/as de la educación tanto en los procesos escolares y formales como no formales y en el marco de la historicidad y las luchas sociales que explican y condicionan la producción de conocimientos hegemónicos o contrahegemónicos. Entendemos que esta formación crítica y alternativa si bien debe ser integral, dada las especificidades de nuestro trabajo y el fuerte contenido social del mismo debe ser centralmente:

Política: por nuestros propósitos estratégicos de emancipación social
Pedagógica: por nuestra especificidad laboral, por ser trabajadores del derecho social al conocimiento
Sindical: para fortalecer la organización y nuestra conciencia como seres sociales que vivimos del trabajo; y
Ambiental: desde una mirada critica e integral de la misma, porque todos los procesos sociales, de producción y educativos se inscriben dentro de relaciones históricas entre la naturaleza y las sociedades. Además de ser un marco de conflictividad social creciente en los últimos tiempos donde no sólo está en riesgo la sobrevivencia humana y el respeto a la diversidad cultural sino también el propio planeta.

¿Por que Rodolfo Walsh?

Elegir un nombre para nuestra escuela de Formación Sindical, suponía elegir un nombre que sintetizará la tensión dialéctica entre el pensamiento y el compromiso, la palabra y la acción. Este planteo encuentra uno de los ejemplos más acabados en la personalidad de Rodolfo Walsh (Estancia El Curundú -Isla de Choele Choel-1927 – Secuestrado en Buenos Aires-1977, Desaparecido).

Recorrió la vida profunda, lúcida y testarudamente. Podía posicionarse críticamente ante situaciones políticas o literarias y revisar sus decisiones. Esta actitud dialéctica le permitió recorrer un camino de militancia que fue, en si mismo, un proceso de aprendizaje a través del que todo lo cuestionó, para transformar cada espacio donde actuó. Este crecimiento lo llevó, como decía Jauretche, a subirse a la política por derecha y bajar por izquierda. Su obra, polémica, pasional, comprometida, innovadora, marcará el rumbo de otros que hicieron del periodismo y la investigación su forma de ver la realidad, que hicieron de la militancia, su manera de vivir. Fue un hombre de su época que alumbró el futuro de quienes generamos nuevas resistencias a los modelos que buscan exactamente lo mismo que los viejos modelos.

Somos un sindicato que se forjó con los principios de solidaridad y justicia social, reconociéndose parte de la clase trabajadora, consideramos por lo tanto, que el mejor homenaje que podemos hacerle es abrir un espacio de formación de militantes para que nuestra organización continúe siendo una herramienta para la transformación social porque nuestra fuerza radica en la base, en las y los militantes que día a día hacen de la practica un saber, y de cada saber una estrategia de lucha para la liberación.


 

Cursos