Sobre la revisión del Diseño Curricular de Nivel Primario

    DISEÑO CURRICULAR PARA EL NIVEL PRIMARIO:

    LA OBLIGACIÓN DE UnTER ES MANIFESTAR EL PUNTO DE VISTA DE LAS TRABAJADORAS Y TRABAJADORES DE LA EDUCACIÓN

     

    En la presentación de la versión definitiva del Diseño Curricular del Nivel Primario se puede leer que el mismo “fue construido con la participación colectiva de los docentes en un proceso que, anclado en el contexto de sus instituciones, posibilitó la reflexión (…)”

    Consta en la resolución Nº 2135/11 de aprobación del Diseño definitivo: “que en acuerdo paritario se creó una comisión de trabajo integrada por las Direcciones de Gestión Curricular, de Nivel Primario y el gremio docente, para consensuar el proceso de revisión y construcción del Diseño Curricular” ,“que desde septiembre del año 2009 hasta julio de 2010 se realizaron reuniones de la mencionada comisión” y “que en las mismas se analizó el Diseño Curricular vigente, tanto en su Marco Teórico como en las áreas y disciplinas que lo conforman, y se elaboraron documentos referidos a la organización y sentido del Nivel Primario”

    Es decir que, hasta esa fecha, la UnTER como Sindicato, acordó con el gobierno esta forma de revisión del diseño que consistió en la bajada de dichos documentos a las escuelas para el trabajo en espacios institucionales, textos conjuntos que fueron elaborados en acuerdo entre las partes de esa comisión mixta.

    En un documento difundido en el mes de noviembre de 2010 UnTER expresaba que “no se generan espacios reales de participación y reflexión o reelaboración de currículum solo con los espacios de lectura. La real participación democrática y plural debería partir desde la elección de la bibliografía, hasta la producción de documentos de cada escuela. Tampoco la participación es real si se plantean unilateralmente los interrogantes que debemos hacernos sobre tal o cual tema y los ejes sobre los cuales debemos discutir. En todo caso, los interrogantes deben surgir desde el propio debate” y proponía: “mecanismos de participación en comisiones locales, regionales y provinciales, con representantes elegidos por los y las docentes que dispongan de las licencias correspondientes” ya que la revisión curricular debe ser un proceso largo que no se agote en jornadas institucionales, si no que requiere que los y las docentes se constituyan en investigadores de nuevas teorías, que reflexionen sobre sus experiencias, sus prácticas y su historia.

    Pero el proceso de revisión del Diseño ya estaba finalizando y pronto se emitió su versión preliminar, a la cual se le podían realizar aportes a través de los mismos mecanismos limitados de participación que habían sido acordados  antes de julio de 2010.

    Omite el escrito de Presentación del Diseño versión definitiva que en el mes de marzo de 2011 UnTER realizó una presentación en paritaria a fines de incorporar al currículum los lineamientos de Educación Sexual Integral con el objeto de garantizar la aplicación real de la ley nacional 26.150. Para tal fin se creó una comisión paritaria en la que se avanzó en este aspecto, ámbito en el cual el sindicato hizo una PROPUESTA PROPIA de incorporación efectiva de dichos lineamientos curriculares, los cuales fueron incluidos en la versión definitiva del Diseño Curricular para el Nivel Primario, importante logro que resultó de la mirada crítica respecto de la versión preliminar presentada y que sienta un avance indiscutible para que nuestras chicas y chicos reciban Educación Sexual Integral.

    Esta Comisión Directiva sostiene que en procesos tan importantes como este, se debe garantizar la más amplia participación docente, tal como relata la historia de construcción curricular de nuestra provincia previa a  la  Ley Federal del neoliberalismo, que fue en desmedro de los espacios de elaboración colectiva.

    Por su parte, el sindicato, a partir de la organización, durante este mes y el siguiente, de las Jornadas de Formación Regionales “La política Educativa en Debate: la escuela que queremos para garantizar el Derecho Social a la Educación”, con la participación concreta y real de la docencia rionegrina, pondrá en cuestión y en tensión el Diseño Curricular del Nivel Primario establecido por el C.P.E., porque creemos que se ha realizado sobre la base de una pseudoparticipación.

    Aspiramos entonces, a generar una masa crítica a partir de una verdadera participación democrática, no sólo para introducir las modificaciones necesarias sino también para que los lineamientos teóricos surgidos del consenso de la comunidad educativa, se concreten en una nueva organización escolar, con nuevos puestos de trabajo, con la infraestructura necesaria, con espacios para el trabajo colectivo, con capacitación gratuita, permanente y en servicio, con salarios dignos, etc.

    Aportar a la política educativa desde los criterios y las necesidades de las trabajadoras y trabajadores, esa es la obligación ineludible del sindicato para hacer posible el derecho social de la educación.

     

    En conclusión y frente a la coyuntura política provincial,  estamos en un momento más que propicio para exigir al futuro gobierno, sea cual sea, la puesta en práctica del proyecto educativo surgido del más amplio consenso social que involucre a todos los sectores preocupados por la educación.